La CNMC vuelve a incidir en el sector de las oficinas de farmacia

Written on 18 Nov 2015

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia lanza un paquete de recomendaciones para liberalizar el mercado minorista de medicamentos tras llevar a cabo un exhaustivo análisis en el sector.

En octubre, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicó un estudio sobre la competencia en el mercado minorista de medicamentos. Las conclusiones de dicho estudio inciden en la liberalización del sector de las oficinas de farmacia, reabriendo un debate iniciado ya en 1995 por el entonces Presidente del Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC), Amadeo Petitbó, y avivado en 1997 ante el incumplimiento por parte de ciertas farmacias de Barcelona de determinadas resoluciones dictadas por el propio TDC.

Entre las propuestas de la CNMC cabe destacar las siguientes: reducir las distancias mínimas entre farmacias, permitir la publicidad de las oficinas de farmacia de modo que “puedan utilizar la publicidad para diferenciar sus servicios”, y suprimir la obligatoriedad de colegiación para ejercer como farmacéutico. Asimismo, y como recomendaciones que más debate han generado entre los colegios profesionales de farmacéuticos, están las de permitir la venta de fármacos sin prescripción médica a través de otros establecimientos “que cumplan con una serie de requisitos sanitarios” (sin especificar nada más) y permitir a los distribuidores mayoristas la obtención de licencias de oficinas de farmacia.

La contestación del Gobierno frente a las recomendaciones de la CNMC no se ha hecho esperar y, apenas unas horas más tarde de publicarse el citado estudio, lanzaba su propia nota de prensa en pos del modelo actual, “vigente en nuestro país desde hace décadas” y que “ha garantizado la profesionalidad del servicio farmacéutico y una atención farmacéutica de calidad al servicio del paciente por encima de otros intereses”.

No hay duda de que si se llegan a adoptar las medidas por las que apuesta la CNMC en su estudio, y en base a una comparativa realizada con otros países del entorno europeo donde, ante una mayor laxitud de la regulación en el mercado minorista, se aprecia un aumento en la participación de los distribuidores mayoristas en el mercado, la industria farmacéutica no tendrá más remedio que reevaluar y adaptar sus estrategias de promoción y comercialización en el mercado nacional.