La aplicación de la cláusula rebus sic stantibus al contrato de alquiler de los terrenos de una planta solar fotovoltaica

Written on 19 Dec 2018

Las Sentencias del Tribunal Supremo de 30 de junio y 15 de octubre de 2014 han propiciado la aplicación de la cláusula rebus sic stantibus al desechar la interpretación clásica y rigorista de escaso recorrido práctico, basada en el principio de equidad y justicia, para dar paso a una "causalización" de la figura jurídica, asentada en la teoría de la base del negocio. En nuestro caso, gracias a la institución de la rebus sic stantibus ha sido posible obtener la reducción de la renta del alquiler de los terrenos de una planta fotovoltaica por la modificación sobrevenida del marco regulatorio.

La grave crisis internacional de esta última década ha propiciado el incremento de asuntos en los que se ha alzado de nuevo la aplicación de la cláusula rebus sic stantibus. Esto ha permitido a nuestro Alto Tribunal llevar a cabo la revisión de la institución y el destierro de la anterior interpretación clásica y rigorista. Tras las sentencias de 30 de junio y 15 de octubre de 2014, el Tribunal Supremo ha redefinido su fundamento para dar paso a una “causalización” de la figura jurídica, en la que la protección del equilibrio de las prestaciones (principio de conmutatividad) y el fin económico último del contrato son los elementos a tener en cuenta para que opere su revisión o adaptación.

En nuestro caso, se solicitó la reducción del alquiler de los terrenos de una planta fotovoltaica debido a la modificación sobrevenida y drástica del marco regulatorio. En el momento de la puesta en marcha de la instalación se encontraba vigente el Real Decreto 661/2007, de 25 de mayo, por el que se regula la actividad de producción de energía eléctrica en régimen especial, el cual preveía el abono de una tarifa regulada por un periodo de 25 años. Sin embargo, apenas 6 años más tarde, y tras varios decretos intermedios, el legislador derogó de forma fulminante dicho marco regulatorio con el Real Decreto Ley 9/2013 por el que se adoptan medidas urgentes para garantizar la estabilidad financiera del sistema eléctrico, y con las siguientes normas que lo desarrollaron. La derogación destruyó cualquier margen de beneficio y puso en riesgo la viabilidad de la propia planta fotovoltaica.

El Juzgado en su Sentencia dictada en septiembre de 2018 declaró la procedencia de la aplicación de la cláusula rebus sic stantibus, y la reducción del alquiler de los terrenos en un importe cercano al 30% de su coste, desde la presentación de la demanda hasta la finalización del plazo de duración del contrato. En su argumentación, la Sentencia declara probado que se produjo una alteración imprevisible de las circunstancias que dieron lugar a la suscripción del contrato, pues la derogación del Real Decreto 661/2007, en atención al cual se fijó el precio de la renta, no pudo preverse por la compañía dueña de la planta. El cambio, en palabra del Juzgado, fue sorpresivo, inesperado y afectó a la base del negocio, de manera que el equilibrio de las prestaciones se eliminó totalmente para una de las partes.

Gracias al avance jurisprudencial dado por el Tribunal Supremo, observamos como la figura jurídica ha encontrado una verdadera aplicación práctica a día de hoy. La presente Sentencia constituye uno de los primeros precedentes que estiman la aplicación de la cláusula rebus sic stantibus en atención a la conocida modificación drástica del marco regulatorio establecido por el Real Decreto 661/2007, que afectó gravemente a una multitud de plantas fotovoltaicas instaladas en nuestro país.